Consejos para leer con niños de 1 a 3 años

A partir de los ocho meses de edad es un buen momento para iniciar una rutina de lectura diaria. Es común que los padres se sientan inseguros al introducir a sus hijos pequeños en esta dinámica; sin embargo, la repetición permitirá que estos momentos se vayan convirtiendo en oportunidades de gran apego para la familia.

A continuación explico algunas recomendaciones prácticas que pueden ayudar a hacer este proceso más fácil y divertido.

  1. Ten presente en todo momento que el propósito principal a estas edades es que el niño le tome cariño a los libros. Déjalo ser el protagonista, sin forzarlo; por eso no importa si se salta una página o si desiste de escuchar la historia completa.
  2. Mantén los libros en un lugar al que tu hijo pueda tener cierto acceso. De esta manera podrá pedir el libro que desea al verlo o podrá agarrarlo de manera independiente para explorar.
  3. Asegúrate de que el libro sea acorde a su nivel de desarrollo. Este grupo de niños necesita mucho apoyo visual e historias sencillas con enunciados cortos.
  4. Siéntate de frente a tu hijo. Aunque tradicionalmente nos acostumbramos a sentarnos de lado, es importante que puedas observar de frente sus reacciones para que puedas notar su nivel de atención, reconocer las partes del libro que le gustan más y confirmar que está comprendiendo. Asimismo, él debe poder observar tu expresión facial para hacer conexiones entre tus emociones y el texto.
  5. Permítele agarrar el libro, pasar las páginas o decidir si desea pasar más tiempo en determinada sección de la historia.
  6. Los libros son una excelente oportunidad para los niños escuchar la expresión de oraciones ya que contienen verbos. Los niños que a los dos años conocen un número de verbos, elevarán las probabilidades de desarrollar mejores habilidades lingüísticas en los próximos seis meses en comparación con otros niños de su edad que no tengan esta habilidad. Ellos necesitan guardar en su repertorio palabras que denoten acción para así pasar en la expresión de palabras aisladas al uso de enunciados más largos.
  7. Mientras lees, usa tu dedo o agarra su mano para juntos señalar las palabras a medida que avanzan. Esto le ayudará a entender que cada símbolo escrito representa un sonido y éstos a su vez representan palabras y significados. Igualmente, es importante que poco a poco vaya aprendiendo que se debe leer de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo.
  8. Las pausas son vitales. Al dejar un momento de silencio mientras abres el libro o al pasar una página, le estas dando a tu hijo la oportunidad de participar aunque no pueda leer. A ellos les encanta observar las imagines, tocar, comentar y preguntar dentro de sus habilidades comunicativas.
  9. Incorpora efectos de sonido y dramatización. A los niños les encanta escuchar una voz diferente para cada personaje, un sonido al abrir las pestañas o para destacar un momento importante de la historia. Esto además los ayuda a mantenerse interesados y entretenidos.
  10. Crea conexiones entre la historia del libro y experiencias que ha tenido en su vida, esto lo ayuda a comprender los sentimientos de los personajes de la historia o también se puede aplicar para sobrellevar situaciones nuevas o difíciles. Por ejemplo, si la historia habla de un niño que se golpeo en el parque y su mamá lo curó, puedes hacer referencia a alguna experiencia similar que tu hijo ha tenido en el parque.

Recuerda que las primeras impresiones son importantes. Iniciar a tu hijo en el mundo de la lectura con una actitud relajada y divertida los llevará a un futuro lleno de éxito en el eterno camino del aprendizaje.

María Isabel Maggi
Terapista de Lenguaje
Página Web: Crecerbilingue.com
Email: crecerbilingue@gmail.com
Twitter: @crecerbilingue
Instagram: @crecer_bilingue
Facebook: @crecerbilingue 

María Isabel Maggi es terapista de lenguaje y mamá de dos niños bilingües. Actualmente vive en Houston, TX donde brinda asesorías presenciales. Es creadora de Crecerbilingue.com, un espacio en línea que brinda a los padres herramientas y experiencias para estimular las habilidades comunicativas de sus niños.

 

Foto: Melissa Amengual @flareaffair

X