EL COMELIBROS DEL MES

En Tintaleo estamos convencidos de que un buen libro es siempre una excelente compañía. Nuestro sueño es que el mundo esté repleto de devoradores de páginas y amantes de la lectura. Seguros de que esta pasión por los libros se contagia, aquí les presentamos nuestros comelibros y sus recomendaciones para ti y los tuyos.

 

“¡Hola! Me llamo María Gabriela pero todos me conocen como Gaby. Soy maestra de preescolar y llevo 11 años enseñando. A mis alumnos y a mí nos encanta la hora de la lectura, porque gracias a ella aprendemos muchas cosas de manera divertida: desarrollamos vocabulario, comprensión, creatividad, valores y, a través de lo que viven nuestros personajes, aprendemos a combatir temores que a veces sentimos. En fin, ¿¡qué es lo que no aprendemos de la lectura!?

Los invito a que todos los días lean un cuento con algún familiar o amigo, y verán lo mágico que es”.

 

María Gabriela Planchart

Comelibros del mes

“¡Hola! Me llamo María Gabriela pero todos me conocen como Gaby. Soy maestra de preescolar y llevo 11 años enseñando. A mis alumnos y a mí nos encanta la hora de la lectura, porque gracias a ella aprendemos muchas cosas de manera divertida: desarrollamos vocabulario, comprensión, creatividad, valores y, a través de lo que viven nuestros personajes, aprendemos a combatir temores que a veces sentimos. En fin, ¿¡qué es lo que no aprendemos de la lectura!? Los invito a que todos los días lean un cuento con algún familiar o amigo, y verán lo mágico que es”.

 

María Gabriela Planchart

Comelibros del mes

Gaby recomienda…

A veces siento que el mundo gira muy rápido y uno está siempre haciendo mil cosas a la vez, tanto adultos como niños; y por andar siempre a millón, a veces uno se olvida de ese beso de despedida, de un saludo o simplemente de mostrar afecto hacia algún ser querido. Este cuento es una hermosa manera de enseñarles a los niños a siempre tener presente ese gesto de cariño y amor que, a mi parecer, dice mucho más que mil palabras.

A través de este cuento podemos explicarles a los niños lo que es el sentimiento del amor y que a pesar de que es algo que no pueden ver ni tocar, sí lo pueden sentir. Es una historia muy linda y divertida que habla de lo bonito de este sentimiento que todos en algún momento sentimos hacia alguien.

Este libro me hace recordar mucho a mis alumnos, quienes para muchas cosas sienten que son las personas más grandes del mundo y quieren hacer todo solitos, pero para otras siguen siendo chiquitos… y es importante que entiendan que eso también esta bien. Todo en la vida tiene una etapa y es importante transmitirles que no hace falta apurarse porque todo va llegando, lo importante es disfrutar, divertirse y aprender en el camino.

Este libro me encanta porque hoy en día por muchas razones, en especial la situación que vivimos en Venezuela, una gran mayoría de familias están regadas por el mundo. Muchos niños de padres venezolanos están naciendo en el exterior o han tenido que adaptarse a nuevas latitudes; así que considero importante enseñarles y mantener frescas las tradiciones de su país. A través de este cuento, se ilustra cómo es la Navidad en Venezuela; es un hermoso recordatorio de una época maravillosa que me encanta compartir en familia, como siempre hemos hecho, y que espero podamos seguir haciendo.

Este libro me encantó desde la primera vez que lo leí porque desde pequeña crecí con Santa y el Niño Jesus presentes en mis navidades. Inclusive, tengo alumnos que los tienen a ambos también y he escuchado conversaciones entre ellos sobre si es uno o el otro el que lleva los regalos en navidad. ¿Pero por qué no los dos juntos en equipo? Este libro explica justamente eso de una manera hermosa.

OTROS COMELIBROS
X